A quién le tocará pagar?

A instancias de la Superintendencia de Industria y Comercio se realizó el “Derecho de Petición” ante la plataforma, para que explique porqué permitió el cambio de titularidad de una cuenta de usuario sin contar con la autorización expresa del titular, el día 17 de Noviembre de 2020 y ellos le asignaron el número de caso . . . . . 686.

La explicación de la plataforma dada el día 30 de Diciembre de 2020 es literal y simplemente corrobora el hecho.

La “Denuncia de Protección de Datos Personales” se interpuso ante la Superintendencia de Industria y Comercio del 03 de Diciembre de 2020 y fue radicada con el número . . . . 84 de 2020.

Es de anotar que las tarjetas se dejaron de pagar por hecho o circunstancia imprevisto, extraño a la voluntad del usuario.

Ahora, mientras que la autoridad resuelve el problema, el usuario, en su buena voluntad, le ha propuesto a los bancos:

La pensión es de $xxx. Sacando los gastos personales que ascienden a $xxx quedan $xxx que distribuiría de la siguiente manera: Banco 1 $xxx, Banco2 $xxx, Banco3 $xxx

Estos pagos se han venido realizando cada mes desde el 3 de Marzo de 2021 cumpliendo con la palabra y buena voluntad de pago.

Veremos que una demanda como ésta prospera muy rápidamente en el caso del banco en cambio la del usuario hace rato que se interpuso sin solución a la vista contraviniendo el derecho a la igualdad.

También deseo que se tenga en cuenta que la pérdida del patrimonio adquirido en toda una vida de trabajo, si bien dichos bienes entrarán a cobro jurídico por parte de los bancos constituirá un perjuicio irremediable inevitable ocasionado por fuerza mayor o sea hecho o circunstancia imprevisto, extraño a mi voluntad, que no he podido prever ni impedir, lo que me coloca en la imposibilidad de cumplir tales obligaciones, hecho externo, imprevisible e irresistible de lo cual demuestra mi comportamiento de toda una vida sin malicia.