Ominoso

Que es abominable y merece ser condenado y aborrecido.

Ejemplo: “No entiendo por qué te enojas conmigo, fue una causa ominosa que excede mis capacidades”.

La noción de ominoso suele utilizarse para nombrar a una cosa que resulta vergonzante.

Si el presidente de un club menciona que la agresión que los simpatizantes de su equipo de fútbol propinaron a un jugador de un conjunto rival fue una “situación ominosa”, estará reflejando que dicho acontecimiento le provoca vergüenza como máximo responsable de la institución. A sí mismo, dejará en evidencia que las políticas del club no coinciden ni comparten bajo ningún concepto dicho comportamiento. De este modo, habrá pronunciado su repudio y marcado los límites de pensamiento del club al que representa.